Mucho cuidado con este producto común, tienen que ver

Era 31 de diciembre de 2013, en la ciudad ucraniana de Dnipro, Ruslan y Anastasia Odonec hicieron una gran fiesta para celebrare el año nuevo con sus hijos, amigos y padres. La nueva casa que habían querido por tanto tiempo era para todos. Incluso tenía una sala de deportes en la planta baja con piscina.

La noche comenzó maravillosamente, pero al final se convirtió en una pesadilla.  En un momento de la noche mientras Anastasia y Ruslan estaban en la cocina preparando la comida, su hijo de 5 años Radomir y Alesya de3 años estaban jugando con un primo mayor.

VER LA NOTA COMPLETA

Comentarios